Adiós a las durezas de los pies

Luce unos pies vellos esta primavera

 

En nuestro blog de hoy, os vamos a hablar de las durezas en los pies y un remedio casero donde usaremos las Aspirinas para crear una crema que nos ayudará a eliminarlas. Las posturas inadecuadas en nuestro día a día, el uso de zapatos pequeños o de horma estrecha, el uso de tacones altos… un sinfín de situaciones que facilitan la aparición de durezas y callosidades en los pies.

Ahora que ya llega la primavera y vamos a empezar a usar sandalias o calzado donde dejaremos ver nuestros pies, eliminar las durezas o mejorarlas es imprescindible cuando llega esta época y ya no hay ni medias ni calcetines entre el pie y el calzado.

Para evitarlas, lo mejor es dedicarle tiempo después de la ducha, aplicar una crema específica que hidrate y nutra las plantas y evite la aparición de durezas.

La mayoría de las personas le restamos importancia a los pies y olvidamos que estos también requieren cuidados especiales para mantenerse bonitos y saludables, vamos a recordar que son los que tienen que soportar nuestro peso y toda esa presión que ejercemos con cada movimiento.

Entonces, no es extraño que de un momento a otro desarrollen durezas e imperfecciones que, además de ser antiestéticas, pueden provocar inflamación y dolor.

Así, de esta forma os traemos un truco con aspirinas para eliminar las durezas de los pies.

Las aspirinas son un medicamento muy conocido en todo el mundo, empleado para controlar los dolores de cabeza, la fiebre y algunas dificultades del sistema circulatorio y está comprobado que tiene una poderosa acción antiinflamatoria.

Sin embargo, más allá de tener muchas bondades controla los dolores y la reducción del riesgo cardiovascular, es bueno conocer que también tiene usos alternativos a nivel estético.

Por ejemplo, se utiliza para combatir el acné, las manchas y otros tipos de impurezas que se reflejan en el rostro.

Se ha demostrado tener efectos muy positivos en el tratamiento de los hongos de los pies y esa piel gruesa que se forma por la constante presión al tener un componente liposoluble conocido como beta-hidroxiácido, utilizado por muchas empresas en la fabricación de cremas y productos exfoliantes.

Lo mejor de todo es que también disminuye la inflamación y promueve la circulación, por lo que favorece el tratamiento del dolor en esta parte del cuerpo.

¿Cómo hacer el tratamiento de aspirinas para eliminar las durezas de los pies?

Este remedio para los pies es bastante económico y no le causa efectos negativos a la piel que protege los pies.

De hecho, en caso de estar padeciendo hongos y mal olor también puede ayudar a controlarlo.

Ingredientes

  • 4 aspirinas
  • El jugo de 1 limón
  • 1 cucharada de agua (10 ml)
  • 1 piedra pómez
  • Calcetines

Preparación

  • Toma las cuatro aspirinas y colócalas en un mortero para pulverizarlas. Coloca el polvo de aspirinas en un vaso o recipiente limpio y reserva.
  • Corta el limón por la mitad y extrae la totalidad de su jugo.
  • Mezcla el limón con el polvo de aspirinas y agrega un poco de agua para formar una pasta espesa.
  • Modo de aplicación
  • Limpia los pies de todo tipo de suciedad y extiende el producto sobre las zonas afectadas por las durezas.
  • Cúbrelos con unos calcetines ajustados o una toalla.
  • Déjalo actuar 20 o 30 minutos y enjuaga con agua tibia.
  • A continuación, toma la piedra pómez y frota con cuidado las zonas afectadas para facilitar la eliminación de las durezas.
  • Seca bien los pies y repite el procedimiento dos veces a la semana.

De forma inmediata sentirás unos pies más suaves y sanos.

Consejos para lograr mejores resultados

Para que el tratamiento de las durezas haga efecto en poco tiempo, evita el uso de tacones o calzado demasiado ajustado. Te recordamos que estos zapatos no le hacen bien a la salud de tus pies.

Si te haces de un bote de vaselina empieza a usarlo como tu hidratante natural para los pies. Este producto ayuda a mantener la humedad y evita que se formen callosidades.

Mentén tu calzado desodorizado y limpio para que no se presenten malos olores, hongos y otras infecciones.

En caso que el dolor y la inflamación asociados con las durezas no se calmen en algunas semanas, consulta al médico para determinar su causa y recibir un tratamiento diferente.

Port Relacionados

Deja un comentario